"Cuándo volvemos a soñar debemos tener un proyecto para actuar"


La APAV como sus siglas declaran es una Asociacion de Pescadores Amateurs VIP de donde las siglas VIP adquieren el significado de “DIFERENTE” ,personas que tratan o intentan hacer la diferencia en un mundo en donde los seres humanos estan empesinados en destruir su propio medio ambiente, este grupo de pescadores Amateur’s unidos en un solo proposito y mision hacen un frente de lucha por la conservacion de los espejos de agua y las especies en ellas habitadas cumpliendo las leyes establecidas y tratando de hacerlas cumplir inculcando y concientisando al cumplimiento de las ordenanzas establecidas a tal efecto.

La APAV surgio atravez de la nececidad y obligacion de crear un organismo que haga frente al flagelo que azota nuestros espejos de agua en el Paraguay en donde la pesca furtiva y indiscriminada de personas que usando las diferentes artes de pesca hacen un huso irracional de los recursos ipicolas de nuestros rios destruyendo de esta manera el ecosistema depredando sin respetar las leyes y medidas establecidas para la conservacion y reproduccion de las especies ipicolas de nuestras aguas.

Siendo Fundada el 13 de septiembre del 2014 en una reunion informal e inesperada a orillas del rio Paraguay en PIQUETE-CUE  distrito de la ciudad de Limpio por un grupo de aventureros que tenian la misma pasion que los unia “LA PESCA” y la misma preocupacion “NUESTRA FAUNA IPICOLA MORIBUNDA”

1394060_859082297470271_3716637560577577289_n

De derecha a Izquierda

Dario Caballero, Gerardo Oviedo, Gustavo Ginard, Carlos Riquelme, Cesar Duarte, Osvaldo Fernandez, Gustavo Escauriza, y dos amigos mas, uniendose posteriormente Nelson Ortiz, Luis Martinez y Marcos Britez.

(Actualmente los Srs Dario Caballero, Osvaldo Fernandez, Luis Martinez y Gustavo Ginard no pertenecen a la APAV)

Conformandose de esta manera el equipo de personas que forjarian con su entusiasmo, dedicacion y esfuerzo el camino a la realizacion del sueño de formar la Asociacion de Pescadores Amateur’s VIP y trazar el camino a convertirse en CLUB DE PESCA reconocido nacional e internacionalmente, conformando asi la primer mision para llegar a asumir la vision de convertirse en el frente de lucha por la conservacion de nuestra fauna ipicola.

La primer mision unir y acoplar en un solo sentir a nuevos aderentes a este proyecto ambisioso se creo el grupo facebook “https://www.facebook.com/groups/APAVIP/” y aprovechando el poder de las redes sociales divulgar y trasmitir los ideales que fueron forjados, y atraves del mismo enseñar e inculcar las buenas costumbres de este deporte que es pasion de muchos.

Hoy dia la APAV cuenta con nuevos miembros que sueñan y anhelan el mismo proposito con el mismo entusiasmo y afan de aquellos aventureros que fundaron esta ideologia que podemos decir se convertira en el modo y forma de vivir de muchas otras personas que se iran acoplando con el correr del tiempo.

Podriamos estar hablando de la APAV por mucho tiempo pero por ahora no queda mas que decir que la APAV os esta esperando a cada uno de los PESCADORES AMATEUR’S que de alguna forma se sienten identificados con la vision y mision de esta organizacion y sueñan asi como sueñan cada miembro de la APAV en que sus nietos puedan disfrutar el dia de mañana la sensacion inigualable de poder PESCAR.

Gustavo Ginard

Derechos Reservados

Anuncios

Los verdaderos chicos de la guerra.

En la batalla de Acosta Ñú, el 16 de agosto de 1869, durante la Guerra del Paraguay (1864-1870), fueron asesinados 3500 chicos entre 9 y 15 años.

[En la foto se ve al célebre Tambor de Tacuarí, más que soldado, mascota del ejército de Mitre, de edad incierta, se calcula menos de 10 años. Los de la derecha, flacos y vestidos con harapos, son chicos paraguayos tomados prisioneros por el “glorioso” ejército argentino, sujetados a un trípode para que no se muevan durante la lenta toma fotográfica.]

Por Jaime Galeano y Hugo Montero

Muchos años han pasado desde el final de la guerra del Paraguay; el genocidio organizado por los británicos y ejecutado por argentinos, brasileños y uruguayos, que tuvo en una batalla su síntesis más sangrienta.

El viento que cruzaba entonces el Cerro Gloria jugaba con el pelo de los niños, sucio de sangre y de tierra, cuerpos esparcidos por la pradera, desgarrados por el fuego de las balas y las cargas de soldados profesionales y mercenarios bien entrenados bajo la bandera de la Alianza. Los derrotados en la batalla de Acosta Ñú ese 16 de agosto de 1869 eran chicos, pibes paraguayos de entre nueve y quince años de edad, y sobre ellos el viento del cerro pasaba rasante, silencioso. A lo lejos, soldados brasileños comenzaban a cumplir las últimas órdenes del Conde D’Eu y azuzaban el fuego entre las matas para no dejar rastros de la masacre, para evitar cargar con los heridos, para apagar definitivamente la luz de un genocidio inédito en la historia de América del Sur. Y ese fuego escondió la sangre para siempre.

La batalla de Acosta Ñú, donde fueron asesinados cerca de tres mil quinientos niños paraguayos, no sólo representó el símbolo máximo de un genocidio que devastó a un floreciente país sudamericano, sino que continúa siendo hoy uno de los hechos más vergonzosos en la historia de los países responsables y cómplices de la guerra de la Triple Alianza, Argentina entre ellos. Una historia que suele omitirse en los manuales escolares que leen los niños de esos mismos países.

“Si queremos salvar nuestras libertades y nuestro porvenir tenemos el deber de ayudar a salvar al Paraguay, obligando a sus mandatarios a entrar en la senda de la civilización”, exhortaba Domingo Sarmiento, meses antes del comienzo de la guerra. La conclusión de esa entrada en la senda de la civilización que representaban entonces civilizados países como Argentina, Brasil y Uruguay, significó para el Paraguay el aniquilamiento del noventa y nueve por ciento de su población masculina mayor a los quince años y del setenta y seis por ciento del total de sus habitantes durante la etapa 1865-70. La guerra redujo la población del Paraguay de un millón trescientos mil habitantes a doscientos mil y a un ejército de cien mil hombres a apenas cuatrocientos soldados sobrevivientes. También representó, claro, la pérdida de ciento sesenta mil kilómetros cuadrados de su territorio a manos de los vencedores, la aceptación del tratado de libre navegación en sus ríos (principal motivo de la guerra), el pago de mil quinientos millones de pesos en concepto de indemnizaciones, la privatización de sus tierras, fábricas y servicios a precios de remate y el comienzo de un endeudamiento crónico producto de un préstamo otorgado por la misma banca que costeó los gastos de guerra de Brasil: la británica Baring Brothers. Esta compañía fue, en realidad, la única ganadora del conflicto: el préstamo de tres mil libras esterlinas a un Paraguay en ruinas se transformó tres década después en una deuda de siete millones y medio de libras, por ejemplo.

“¿Cuánto tiempo, cuántos hombres, cuántas vidas, cuántos elementos y recursos necesitaremos para terminar esta guerra, para convertir en humo y polvo a toda la población paraguaya, para matar hasta el feto en el vientre de cada mujer?”, se preguntaba el Marqués de Caxias, mariscal del ejército brasileño, en una carta dirigida al emperador Pedro II, antes de resignar su cargo a manos del asesino Conde D’Eu. Pero para zanjar la crisis interna de Pedro II en Brasil y también del presidente argentino Bartolomé Mitre, la guerra debía prolongarse hasta el final, y el final era la masacre.

Por eso la mañana del 16 de agosto el mariscal Francisco Solano López ordenó organizar una resistencia en Acosta Ñú para permitir su retirada hacia Cerro Corá, cuando las derrotas paraguayas se sucedían una tras otra. El general Bernardino Caballero fue el encargado de armar y vestir a un batallón de tres mil quinientos niños y apostarlos, junto con quinientos veteranos, en el paraje de Ñú Guassú, frente a un ejército brasileño de veinte mil hombres, alineados con mercenarios provenientes del Uruguay. Pese a las cargas reiteradas de los brasileños desde los cuatro flancos y a la debilidad lógica de la heroica resistencia paraguaya, la batalla de Acosta Ñú demoró toda una tarde en resolverse. Allí fue cuando las madres de los niños comenzaron a bajar del monte para sumarse a la batalla con las armas de sus hijos caídos. Con los últimos vestigios de sol, el Conde D’Eu no titubeó al ordenar el incendio de la pradera, con heridos y prisioneros incluidos, antes de continuar la marcha.

Con la muerte de Solano López en Cerro Corá, la guerra había terminado y la batalla de Acosta Ñú pasó a formar parte de la historia olvidada del continente. Sin embargo, el vergonzoso papel de los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay en defensa de los intereses comerciales británicos tardaría mucho en apagarse. Al igual que el fuego que consumía de a poco los restos de la masacre en el Cerro Gloria.


En la antigua Babilonia vivıa un hombre muy rico que se llamaba Arkad. Su inmensa fortuna lo hacıa admirado en todo el mundo. Tambien era conocido por su prodigalidad. Daba generosamente a los pobres. Era esplendido con su familia. Gastaba mucho en sı mismo. Pero su fortuna se acrecentaba cada año mas de lo que podıa gastar. Un dıa, […]


Bansir, el fabricante de carros de la ciudad de Babilonia, se sentía muy desanimado. Sentado en el muro que rodeaba su propiedad, contemplaba tristemente su modesta casa y su taller, en el que había un carro sin acabar. Su mujer salia a menudo a la puerta. Lanzaba una mirada furtiva en su dirección, recordando le que ya casi no les quedaba comida y que tendría que estar […]


Tres hermanas, de 96, 94 y 92 años de edad, vivían en su casa juntas. Una noche, la de 96 empieza a llenar la tina para darse un baño, pone un pie dentro de la tina, hace una pausa y grita: ¿Alguien sabe si me estaba metiendo a tomar un baño o estaba saliendo de […]


Cuentan que una vez un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena, mientras pensaba en su vida y reflexionaba… «Si tuviera un auto nuevo, sería feliz» «Si tuviera una casa grande, sería feliz» «Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz» «Si tuviera una pareja perfecta, sería feliz» En ese momento, tropezó […]


¿Qué necesitas para ganar dinero en tu propio negocio? Sin duda, necesitarás un “producto”… Necesitarás una “oferta”… Pero aún más importante, necesitarás las AGALLAS para venderlo… Mucha gente quiere tener su propio negocio, pero ODIAN vender. Vender es el trabajo más duro que alguien pueda tener… si tú piensas en ello como VENDER. Si te […]

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: